Nuestro Aceite

Nuestro aceite

Nuestros olivos centenarios están situados en uno de los valles con más tradición oleica y más fértiles de la Marina Alta en el Interior de la Provincia de Alicante (Finca El Plantat, la Vall d’Alcalà), crecidos entre cerezos y almendros.

La combinación de un enclave altamente montañoso y su próxima ubicación al mar, da como resultado unos frutos de sabor especial, 100% mediterráneo, sabores que nos retraen a nuestras raíces.

Botellas de aceite 1630

    • Aceite de Oliva Ecológico Virgen Extra.
    • Aceite de oliva de categoría superior obtenido directamente de aceituna 100% ecológica (Certificado Ecologico: CV2701) de la Finca “El Plantat” en la Vall D’Alcalà.

Agricultura Ecológica

  • Recoleccion manual con ayuda mecánica.
  • Extracción en frio del aceite solo mediante procedimientos mecánicos, en almazara ecológica certificada.
  • Dado su carácter ecológico y artesanal es probable la aparición de un poso o precipitado en el fondo de la botella, debido a un proceso natural de decantación, dado que trata de aceite que no ha sido filtrado previo a su embotellado.
  • Acidez media.

Sabor Mediterráneo

Los paisajes de la Vall d’Alcalà se encuentran entre los más asombrosos de nuestra geografía, en los que se aúnan naturaleza (montaña y mar), historia, tradiciones y costumbres como en muy pocos rincones. Estas tierras estuvieron pobladas durante la ocupación musulmana, por su alto valor estratégico y riqueza de sus fértiles tierras, bien defendidas por sus inexpugnables castillos cuyas ruinas aún podemos admirar en nuestros días en los castillos de Benirrama y Benissili. Es una orografía tortuosa, impactante por desnuda, que armoniza frondosidad desbordante con parajes rocosos y casi lunares.

Cuenta la leyenda, que al perder los musulmanes sus territorios en la península, el último príncipe musulmán se volvió a mirar por última vez la Vall d’Alcalà, pronunciando estas palabras: «No me importa perder un imperio en justa batalla, pero sólo abandonar la Vall d’Alcalà puede hacer llorar a un príncipe», y acto seguido sus lágrimas cayeron, por última vez, sobre las tierras de la Vall d’Alcalà.